Comida holística: es la comida hecha especialmente para él (basada en lo que comía su antecesor, el lobo, pero adaptada a la necesidad del perro como animal de compañía), que no contiene ni conservantes, ni colorantes, ni potenciadores del sabor, ni otros aditivos; y que solo usa ingredientes de alta calidad destinado al consumo humano.